martes, noviembre 18, 2008

NBA de la A a la Z: Washington Wizards

Acaba en Washington una aventura que empezó siendo una alternativa al análisis de la pretemporada y que acabó conviertiéndose en una quimera por la falta de tiempo. Disculpas por los rollazos interminables, sufrido lector.


Los Wizards es otro de los equipos de los mil nombres ya que empezaron en Chicago con el sobrenombre de Packers, en los primeros años de los 60. El 18-62 de inicio fulminó al entrenador y también al nombre del equipo, que en la temporada 62-63 pasó a denominarse Zephyrs. A pesar de aquel desastroso inicio de la franquicia, brilló sobremanera el rookie Walt Bellamy, autor de una media escalofriante de 31 ptos y 19 rebotes, ganando el ROY. La segunda temporada en Chicago tampoco fue buena y se trasladaron a Baltimore en su tercer año en la NBA. En la 63-64 eran los Baltimore Bullets y con esa sede y ese nombre aguantaron 10 temporadas hasta que en la 73-74 pasó a denominarse Capital Bullets. Un año después se mudarían a Washington, siguiendo con el sobrenombre de Bullets, que duraría hasta la temporada 96-97. A partir de la 97-98 cambiarían a Wizards.

Los mejores años de la franquicia coincidieron con la presencia en la plantilla de Wes Unseld, quien fue Rookie del año y MVP de la temporad al mismo tiempo, algo tan sólo igualado por Abdul Jabbar. Unseld llegó a Baltimore en la 68-69 y pronto fue el líder de un equipo que jugó y perdió varias finales hasta ganar la del 77-78 ante los Seattle Supersonics . En aquel equipo la figura fue Elvin Hayes, uno de los mejores en la historia de la competición.

Desde entonces el equipo fue cumpliendo y jugando casi siempre playoffs hasta finales de los 80, donde el equipo se pareció más a lo que conocemos hoy en día. Y eso pese a que allí han estado jugadores de la talla de Bernard King, Jeff Malone, Moses Malone (aunque con él disputaron los últimos años de playoffs), Chris Webber, Juwan Howard, Mitch Richmond, el legendario Michael Jordan o los actuales Gilbert Arenas, Antawn Jamison y Caron Butler. Las lesiones de sus estrellas han marcado las últimas temporadas, donde hubieran podido dar un poquito más de juego.

Temporada 07-08

Campaña marcada por la lesión de Gilbert Arenas y los problemas físicos puntuales de Caron Butler. A pesar de ello, consiguieron un meritorio 43-39 que les permitió el pase a segunda ronda, donde fueron eliminados por los Cavaliers de LeBron James (4-2). La serie vino marcada por los comentarios de Stevenson sobre LeBron, al que tildó de "sobrevalorado".

La temporada permitió descubrir la mejora de Brendan Haywood, un pívot ofensivo que superó los 10 ptos de media y una mayor regularidad de DeShawn Stevenson, al que en su época de high school llegaron a comparar con Michael Jordan.


Los 13 partidos de Arenas, unidos a su mala condición física, permitieron al All Star Antawn Jamison, encabezar la anotación con 21.4 ptos, siendo también el máximo reboteador con 10.2 rebs. En las asistencias fue líder Arenas, con 5.1, y Butler lo fue en robos (2.2). El rocoso Haywood encabezó la lista de taponadores con 1.7 por partido.


Arenas no estará listo hasta finales de diciembre y Haywood no aparecerá hasta después del All Star. Con este panorama se sabía que los Wizards sufrirían en el inicio pero no hasta el punto de ponerse 1-6.

Con todos los hombres disponibles más la grata sorpresa del pívot rookie JaVale McGee (9 ptos, 6 rebs, 1 tap en 20 min), los Wizards deberían estar luchando por pasar una ronda en playoffs pero las lesiones son la realidad de este equipo en los últimos años. Y no sólo en la persona de Arenas sino en gente como Caron Butler, quien durante dos temporadas consecutivas se ha lesionado a principios de febrero.

Además de McGee, la otra sorpresa la está reportando el sophomore Nick Young , quien está promediando 15 ptos por encuentro. Por contra, se esperaba más de Andray Blatche y DeShawn Stevenson, que deberían de colaborar tras las lesiones de Arenas y Haywood.

Con el comienzo del año y el regreso de Arenas empezará la remontada pero se antoja que será demasiado tarde.