lunes, junio 09, 2008

Rugió Leon

Las finales de la NBA están llenas de momentos mágicos, de pequeñas hazañas protagonizadas por jugadores menos mediáticos que dan grandeza a este deporte. Un robo de Gerald Henderson a falta de 18 segundos para el final del segundo partido (1984) permitía a los Celtics forzar una prórroga donde volvió a tener gran protagonismo. Otra hazaña fueron los 11 tiros anotados sin fallo por el reserva Scott Wedman el 27 de mayo de 1985. Esta fecha fue denominada como Memorial Day Masacre ya que los Lakers perdieron 148-114. Paradojicamente los Lakers se llevarían la final del 85.

Leon Powe fue el grito de guerra más coreado por la afición de los Celtics en el segundo partido. El eléctrico reserva volvió a demostrar a Rivers que es un jugador de primera fila. Sus 21 ptos en 15 minutos son una muestra de lo que es capaz de hacer. Y no es flor de un día.Ya ha ejecutado grandes partidos a lo largo de la temporada cuando ha tenido que sustituir a Garnett o Perkins. Los problemas con las personales de este último nos permitieron ver lo que es capaz de hacer este pívot bajo de 2.07. Es un jugador al que le he dedicado una especial atención a lo largo de la temporada porque tiene una grandísima calidad. No en vano ya fue seleccionado para el McDonalds All Star cuando estaba en su última temporada en high school, en su Oakland natal. Ese talento lo exhibió también en los California Golden Bears de la NCAA, donde fue la estrella. Aquí le vemos en uno de los lances de este segundo partido.

video

La eclosión de Leon Powe duró desde el segundo cuarto hasta que quedaban 8 minutos para finalizar el encuentro. Dos mates suyos habían otorgado una diferencia de 22 ptos favorables a los locales y todo hacía presagiar que se volvería a revivir otro Memorial Day Masacre. El partido comenzó bien para los Lakers pero el fenomenal inicio se fue diluyendo a partir del segundo cuarto. Los reservas de los Lakers no funcionaron mientras que Powe conseguía sólo dos puntos menos que el resto del banquillo púrpura. Pau Gasol (17 ptos, 10 rebs, 4 asist) fue el único que se salvó de la quema durante los tres primeros cuartos. Mantuvo un bonito duelo con Kevin Garnett (17 ptos, 14 rebs, 3 asist) y prueba de ello es este “in your face”. El pique viene ya de la época rookie de gasol y veremos más por ambas partes durante esta serie.

video

No existía fluidez y un ejemplo es que el base titular, Derek Fisher, sólo aportó 3 asistencias mientras que el local Rajon Rondo batía su récord de pases ganadores con 16. El pipiolo Rondo volvía a hacer de las suyas y eso que a principio de temporada confiaban en que defendiera su posición dignamente. El suplente y muchas veces revulsivo Jordan Farmar hizo 9 puntos pero produjo un rosco enorme en asistencias. Kobe Bryant , a pesar de sus 30 ptos y 8 asist, nunca fue el líder que necesitan los Lakers y durante 3 cuartos fue una rémora más que una ayuda. En Boston,además, el Big Three funcionaba y de nuevo Paul Pierce (28 ptos, 8 asist y 4/4 en triples) volvía a liderar la ofensiva.

Sin embargo, cuando peor estaban los Lakers se produjo una remontada histórica y los Lakers le inflingieron a los locales un parcial de 31-9. Dos tiros libres de Bryant ponían el 102-104 en el marcador. Pero ahí se acabaron los puntos y cuatro tiros libres de los locales más un tapón sobre un intento triple de Sasha Vujacic certificaban el 102-108 final. Gasol indicó al final del partido que su equipo había jugado mal y que no era la presión del Banknorth la que había sido decisiva en estos dos encuentros. El 2-0 es muy complicado de remontar pero no imposible. En la temporada 2005-2006 los Heat perdían ante Dallas por idéntico resultado y acabaron ganando el que sería su primer anillo (4-2).