lunes, mayo 21, 2007

La clave está en la defensa

"Sin defensa no hay título". Esta máxima no se cumple al ciento por ciento pero casi. Desde que Bozidar Maljkovic consiguió ganar una Copa de Europa con 50 y pocos puntos la pasión por la defensa se desbordó. Un logro de los entrenadores fue inculcar a sus jugadores una pasión por defender hasta el momento inusual. El que hasta la fecha era considerado "jugador marrullero" se convertía en el especialista defensivo y era vital para las aspiraciones del equipo. Se llegó a unos límites que estuvieron a punto de cargarse el baloncesto por lo que se tomaron medidas para frenar la ultra defensa, primando el espectáculo.

En las últimas temporadas hemos comprobado que los equipos que han triunfado en la NBA lo han hecho gracias a la defensa pero sin descuidar la calidad de sus jugadores. Así, equipos como San Antonio Spurs, Detroit Pistons y Miami Heats han contado y disponen de una combinación perfecta de defensa y calidad. Así, San Anonio cuenta con una defensa casi militar abanderada por Bruce Bowen- foto- (http://www.youtube.com/watch?v=S2A9iGhatcc ) y, además, acompañada de la calidad de Parker, Duncan y Ginobili. Detroit Pistons tenía en los dos Wallace a sus dos exponentes defensivos pero gente como Prince o Billups se aplicaban como el que más. Lo mismo ocurría con los Heats, donde Payton o Hasslem eran perfectamente compatibles con Wade y O'Neal.

En esta temporada hemos asistido a una revolución de los valientes, abanderada por -como casi todos los años- los Phoenix Suns. Los de Mike d'Antoni, junto con Nuggets y Warriors, han apostado claramente por el baloncesto ofensivo descuidando un tanto la defensa. Bueno, si bien no descuidándola, sí otorgándole una función menos determinante en su estrategia. Todos nos hemos divertido mucho con Nash, Stoudamire, Baron Davis, Monta Ellis, Richardson, Carmelo, JR Smith o Iverson pero el resultado tras las dos primeras rondas de play offs es evidente: ninguno ha podido con equipos más defensivos como San Antonio o Utah. Ahora quedan cuatro equipos y en ellos la defensa está siendo determinante. San Antonio se las ve con Utah (1-0 tras el primer encuentro) y Detroit con Cleveland. Los cuatro han sabido conjugar a la perfección la calidad de una plantilla junto con una gran defensa. De los cuatro el único equipo que no disponde de un gran banquillo es Cleveland, pero está sustentándose gracias a la inmaculada actuación de su estrella LeBron James. Tal vez San Antonio no tenga más calidad que Dallas o Phoenix pero sí ha sabido jugar mejor al baloncesto y ha sabido interpretar como nadie el arte de la defensa. Todo parece indicar que en la final veremos a los dos mejores equipos defensivos: San Antonio y Detroit y parece que esta temporada los Pistons se vengarán de la derrota de hace dos campañas usando la defensa como arma clave.