lunes, mayo 11, 2009

Rojo pasión

Sin Yao Ming, los Rockets jugaron a velocidad crucero liderados por una gran defensa y un pequeñito llamado Aaron Brooks, autor de 34 puntos. La pancarta llama a la épica, lucha y sufrimiento como la única manera de batir a L.A.


Descalabro caísta en la ACB. La marea roja del Príncipe Felipe no fue suficiente para evitar que los otros rojillos, el CB Murcia, consiguiera el triunfo y mantuvera la categoría.
Curiosamente una cancha que debería ser temible por el gran número de aficionados que concentra, es tremendamente accesible para los equipos que la visitan. Para mí, la gran sorpresa de toda la temporada pese a que no me acabó de gustar el exceso de veteranía en la confección de la plantilla (Lewis, Garcés). Para quienes han seguido más minuciosamente al CAI durante toda la temporada, puede que la sorpresa no lo sea tanta.

6 comentarios:

J. Mercadal dijo...

En el caso del CAI rojo desesperación

Jose J. Villaluenga dijo...

Vaya lección de baloncesto que está dando Aaron Brooks a los ojos de medio mundo. A pesar de su menor estatura, su cabeza y pies son más rápidos que cualquier Laker...

Lo de Adelman ya se me acabaron los apelativos.

BigBen dijo...

Fue de bases la cosa: Aaron Brooks, y el gran futuro de Jose A. Marco.

jr dijo...

Es curioso lo de Marco. Recuerdo que en liga regular hizo algún buen partido pero no tuvo continuidad pese a lo irregular de Thomas y luego le sueltan delante de los miuras y responde como un campeón..

Jose J. Villaluenga dijo...

¡Cuántos 'Marco' han pasado sin pena ni gloria por nuestro país por falta de oportunidades!...

Aaayyyyyy

costalgaraldals dijo...

Mal, muy mal me sabe lo del CAI, no tan mal lo de los Laquers ¡¡¡