miércoles, septiembre 24, 2008

NBA de la A a la Z: Chicago Bulls

Chicago Bulls

La historia de los Bulls de Chicago tiene un antes y un después del binomio formado por Michael Jordan y Phil Jackson . Los seis títulos con los que cuentan los Bulls (dos trepeats) coinciden con la presencia de ambos y todos se preguntan si no pudieron ser 8 triunfos consecutivos de no haber dejado Jordan la competición para intentar triunfar en el beisbol. Posiblemente los Bulls hayan contado con el jugador que más impacto ha causado en el juego y éxitos de su equipo junto a Bill Russell en los Celtics. Tras la marcha de Jordan y su escudero, el genial Scottie Pippen, en entró en una vorágine de despropósitos que alcanzó la astracanada. En la temporada 2004-05 Scott Skiles se hizo cargo del equipo y llegaron tres temporadas seguidas de playoffs que acabaron con el desastre de la pasada campaña.

Temporada 07-08

La temporada pasada los Bulls se las prometían muy felices ya que poseían uno de los front courts más potentes de la liga. La calidad de Andres Nocioni , Tyrus Thomas , Joakim Noah , Aaron Gray , Ben Wallace y Joe Smith asustaba por su poderío físico y capacidad de intimidación. Sin embargo las cosas se torcieron pronto y Big Ben dejó de funcionar mientras que Kirk Hinrich daba un salto atrás tremendo. Otros como Luol Deng y Ben Gordon se mostraron apáticos durante toda la temporada, tal vez pensando en una posible salida al final de la misma. Tan sólo Joe Smith, que había llegado de relleno, sorprendía a propios y extraños con su mejor performance en muchos años. El malestar y el nerviosismo hicieron caer a Skiles, siendo sustituido por un conciliador Jim Boylan que arregló un poquito la temporada y que tuvo que capear con el affair Noah. Un trueque a la desesperada envió a Smith y Wallace a Cleveland a cambio de Drew Gooden y Larry Hughes, en lo que suponía añadir un escolta más a una amplia rotación y un ala fuerte en otro surtido de power forwards amplio. Finalizaron cuartos de la Central Divison con 33 victorias y 49 derrotas.


Ben Gordon alternó su posición de sexto hombre con algunos partidos como titular (27) y acabó liderando el ataque con más de 18 ptos por partido. El otro inglés del equipo, Luol Deng, quedó segundo en anotación con un promedio de 17 tantos. El rebote fue liderado por el recién llegado Drew Gooden, con más de 9 rechaces por partido. El terreno de la asistencia fue para Hinrich aunque sus 6 pases ganadores fueron una marca muy baja. Era el año de su consagración definitiva y dio un paso -o dos- atrás. Los rookies lo tuvieron más difícil por culpa de las derrotas. Aún así Noah tuvo un más que correcto final de temporada y promedió 6.6 puntos y 5.6 rebotes. Chris Duhon fue otro de los damnificados y tuvo su peor año como profesional. En los Knicks deberá reencontrarse con el baloncesto.


Hay muchas dudas respecto a la presente temporada pese a que fueron tocados por una varita mágica que les permitió elegir en el draft a un jugador franquicia. Derrick Rose se convierte en la columna mastra sobre la que edificar un nuevo proyecto. Su elección como número uno fue arriesgada, no por calidad sino porque tal vez llegue sin hacer del todo y en profesionales ya no se puede aprender. De todos modos lo que vimos de Rose en el tramo final de la NCAA nos permite pensar que podemos estar ante un jugador de los que marcan una época, lease década. Es la nueva y única adquisición hasta el momento. Continúa el mismo roster -excepto la baja de Duhon- porque se tiene la concepción de que pueden hacer mucho más. Han sufrido durante el verano pero han logrado retener a Deng, lo cual es mucho.
Encuadrado en la división más dura del Este va a tener que jugar muy bien ante las acometidas del resto de equipos, que se han reforzado a conciencia. Es complicado que suba más allá del tercer puesto y flirteará con los playoffs. El final de la regular season puede ser terrorífico para muchos equipos que no estuvieron en el juego en la campaña pasada.

2 comentarios:

BigBen dijo...

la franquicia estara marcada unos pocos años por el contatro a ben wallace, y como la hayan cagado con derrick rose ni te cuento.

jr dijo...

El chico tiene madera de superlíder, lo demostró ensombreciendo a Douglas Roberts, llamado a ser también el líder de los Nets si todo se desarrolla con normalidad. Tal vez no explote el primer año pero eso ya lo saben quienes le eligieron.