miércoles, septiembre 24, 2008

"Bienvenido Don Rodolfo"

Ahora que ya he superado la barrera de los 35 y espero con recelo la llegada de los 40 no puedo evitar recordar las primeras sensaciones que me generó el basket. El primer recuerdo fugaz fue un partido entre el R.Madrid y, posiblemente, el Estudiantes ya que iba de amarillo chillón y tenía la publicidad en rojo. No recuerdo nada más excepto vagas imágenes del Trofeo de Navidad que organizaba exitosamente el R. Madrid años ha.

Pero la primera imagen clara con la que me quedé fue la de Kevin McGee a hombros de una enfervorecida afición. Lo ví tocando el bombo en la mejor versión de Manolo y me hizo saltar del sofá el puntapié que le dio al balón una vez que el CAI lograba su primera Copa del Rey. No se si había visto a alguna persona de color en mi vida ya que para ver a alguno había que ir hasta Valencia. Lo cierto es que me impactó la fisionomía de aquel jugador ancho de hombros, musculado y con un rasurado que imponía respeto. En la ACB se empezaba a vivir una enfervorizada pasión por el jugador norteamericano cercano a los 2.00 metros que dominaba la zona ante españoles de mayor tamaño.


Mi primer americano en directo fue Wiley Brown, un pívot potente que tenía el entonces Choleck Llíria. Se trataba de un pívot bajo que coincidió con un jovencísimo -Quique Andreu- que dominaba la zona como nadie. Hasta 3.000 personas se daban cita en Primera B para ver las evoluciones de esta pantera de la zona. Imagen http://clubbasketlliria.com/.

Era la época en la que el jugador norteamericano era prácticamente idolatrado, estando el jugador europeo en un segundo plazo salvo figuras de la talla de Dalipagic, Delibasic, Kikanovic...y pocos más. Recuerdo las portadas que generó el fichaje de Larry Spriggs, un reserva en los Lakers de Magic y Jabbar, al Real Madrid.

Pero el baloncesto fue cambiando y la diferencia entre los dos baloncestos -el americano y el europeo- se fue estrechando. Los jugadores eslovenos, serbios, croatas, lituanos...georgianos...empezaron a ser estrellas ACB y luego dieron el salto a la NBA cuando se desarmó el histórico "telón de acero". Coparon las universidades norteamericanas y algunos de ellos triunfaron en la NBA: Marciulonis, Petrovic, Divac, Sabonis, Shrempf, Smits...Nowitzki, Gasol...Y muchos de ellos han optado por volver "a casa" en busca de dólares y un reconocimiento que en muchos casos se les ha negado. Incluso uno de los jugadores llamados a liderar la NBA en los próximos años, Brandon Jennings, le ha dado una patada al sistema Stern y ha optado por la formación europea.

En esta constante vorágine de cambios -cada vez más rápidos porque la tecnología salpica a todos los ámbitos- va y desembarca en Portland un mocetón formado en Badalona y van a recibirle 200 personas. ¡¡¡La locura o el mundo al revés!!! Nadie podía imaginar que un extranjero fuera recibido en EEUU como un auténtico salvador, un mesías que reverdezca la época dorada de los Walton y Mo Lucas, primero, y Drexler, Kersey y Porter, después. Tienen a Greg Oden, Brandon Roy, Travis Outlaw, LaMarcus Aldridge, Jerryd Bayless y Martell Webster pero reciben a Rudy, Don Rodolfo, como sólo las estrellas se merecen. En la mente de todos todavía planea -y nunca mejor dicho- el mate de Fernández sobre el poderoso Dwight Howard en la final olímpica.


La exhibición del mallorquín no sólo cautivó a los aficionados sino que reblandeció el corazón de McMillan, un hueso duro para los jóvenes prospectos. Ahora todo es más fácil para Rudy. No sólo tiene el cariño de su coach sino el de toda una afición. Rudy es ahora el "americano" de los Blazers para la afición.

9 comentarios:

Gonzalo Campos dijo...

Mucha historia de basket se remarca en tus palabras, esos idolatrados norte americanos....

Rudy sabe que va a tener minutos Mcmillan tambien lo sabe, solo falta que no se le de mal el mundo yankee para ser un a gran baza en los blazers, sinceramente yo preferiria que jugase de sexto hombre de muchos minutos que arriesgarse a una pobre titularidad.

BigBen dijo...

cuanto baloncesto se desprende de ti JR.

algo asi como este recordatorio deberiamos hacer todos alguna vez.

jr dijo...

Me estoy poniendo rojo.... Sólo soy un viejete que no hizo la mili y tengo que enredaros con mis batallitas. Esto de acuerdo con Gonzalo en que debería ser un buen sexto o séptimo hombre que no un titular de 12 minutos.

Espejo dijo...

A mí el que me gustaba de aquella época era Gervin, del Córdoba. El tío se cascó más de 60 ptos en un partido.

Mo Sweat dijo...

Saludos.
Y buena retrospectiva, me ha hecho recordar también a mi.
Las primeras imágenes que me engancharon de verdad al baloncesto, fueron las del All-Star de Seattle '87 y mis primeros "americanos en directo", Kenny Simpson y Arthur Housey del TDK contra Mario Butler y el dominicano Evaristo Pérez del Español.

jr dijo...

Grandísimos los cuatro. Recuerdo también el All Star del 87, con Tom Chambers saliéndose gracias a Magic. Enorme temporada de Simpson en TDK, promediando muchísimos puntos. Housey fue un gran pívot en Manresa, Breogán y Joventut y que decir del rocoso Butler. De Evaristo recuerdo que jugó pero no lo tengo visaulizado. ¿Coincidió con Herminio e Illa?

Mo Sweat dijo...

Con Herminio no creo, de Illa no tengo ni idea, fue mi primer partido de ACB en directo y recuerdo poco más que los extranjeros. Bueno del TDK recuerdo mas cosas, ya que soy de Manresa y no fue el único partido al que fui aquella temporada.
Saludos.

jr dijo...

Por cierto Mo, ¿alguna novedad sobre el Manresa?

Mo Sweat dijo...

Bueno, no mucho que yo sepa, últimamente se habla bastante del problema de presupuesto que veo que más arriba le dedicas un post, en cuanto a lo estrictamente deportivo, hay ilusión, entre Ibaka y Bulfoni se espera que aporten cosas interesantes al equipo, pero me temo que el principal objetivo del equipo sigue siendo siempre el mismo, evitar el descenso; algo que ya de por si es un éxito para el peor presupuesto de la ACB desde hace ya años.