lunes, julio 28, 2008

Otro asesino silencioso

Llegó a la NBA sin hacer ruido. Desde Ohio State, este buckeye sólo fue elegido en el puesto 43 del draft del 2000 pese a haber liderado en su año freshman la conferencia Big Ten con 21 ptos de media, acabando como All America en su etapa sophomore y freshman. Fue un draft marcado por las malas elecciones y encabezado por Kenyon Martin, Stromile Swift, Darius Miles, Marcuj Fizer, Mike Miller, Demarr Johnson, Chris Mimm, Jamaal Crawford, Przybilla ...No seguiré comentando las elecciones anteriores a nuestro protagonista ya que pueden provocar un sofoco y ahora, con los calores, mejor no jugar. Una tendinitis le obligaba a perderse 66 partidos en su temporada rookie, disputando sólamente 6, con una media de 2 ptos por partido. No llegaba, a priori, al mejor equipo para sus aspiraciones ya que por delante tenía a los cañoneros Ray Allen, Glen Robinson y Sam Cassell, el trío ofensivo de moda en la NBA. El segundo año, sin embargo, fue bien aprovechado y ya arrojó 11 ptos por partido y un porcentaje del 44 % en los triples. La marcha de Robinson le venía bien y el posterior traspaso de Allen a los Sonics le aupaba en el líder del equipo. La NBA se rendía a sus pies cuando le endosaba 57 ptos a Utah en la 06-07, su mejor temporada. Su equipo ha sido de los peores en las últimas temporadas provocado, sobre todo, por sus malas elecciones en el draft y su mala mano a la hora de hacer traspasos y fichajes. En sus dos últimas temporadas han vuelto las lesiones y, con ellas, la dinámica perdedora de un equipo que no consigue ver los playoffs.

A pesar de todo, es uno de los mejores jugadores de la NBA en la posición de dos y toda una garantía desde el perimetro (39% en triples). Es, por tanto, un consumado especialista, lo que le ha supuesto la llamada de Mike Krzyzewski. Es uno de los 12 elegidos para recuperar la gloria olímpica perdida en Atenas'04, cuando una conjuntada y potente Argentina les eliminó brillantemente de la lucha por el Oro.

Su inclusión no es baladí. En la primera toma de contacto ante Canada -120-65 para los USA- todo la prensa hizo referencia al retorno de Dwayne Wade y sus 20 ptos e incluso se habló más de la lesión de LeBron James. Ya está acostumbrado a ello pero de nuevo, desde el anonimato, brilló más que cualquier otra estrella. Michael Redd anotó 20 puntos en 18 minutos de juego. Su porcentaje fue excelso ya que hizo un 6/8 en triples, aupando a que el equipo lograse un 50 %, algo insólito en los últimos combinados estadounidenses. Fue el máximo anotador junto a Wade y Melo Anthony y dio la razon a Mister-K por lo que se refiere a su inclusión en el equipo de las estrellas. Redd sucede a Reggie Miller como tirador puro y se perfila como uno de los mejores del campeonato si le dan minutos.

video

5 comentarios:

Agustín Remiro dijo...

Redd es el único tirador nato del equipo norteamericano y con un metro menos en la línea de tres puede llegar a ser letal. El tema es que adelante está Kobe y habrá que ver cuántos minutos juega en partidos cerrados, como espero que tenga Estados Unidos.
Saludos

jr dijo...

Ya. Está Kobe y su publicidad, al igual que LeBron y su publicidad. PD: si España vigila a Redd en la final, lo tiene muy fácil.
Por cierto, he visto en una encuesta en tu blog que se está decidiendo incluir un tercer extranjero en la liga Argentina. En España no fue muy bien aunque luego con los comunitarios todo se desmadró.

Anónimo dijo...

Yo pienso que es un error lo del tercer extranjero. Redd, el mejor!!!

Lucas dijo...

Bien lo has titulado y tu articulo es excelente.
Redd es un jugador con muy poco cartel y tiene una mano increible.
Recuerdo ese dia de los 57 puntos!
Por cierto, que horrible el draft de ese año!
Un abrazo!

jr dijo...

Un abrazo Lucas. Horripilante draft, sin duda. A Marcus Fizer lo vimos en Murcia jugando bien pero no al nivel que se le presuponía.