martes, junio 10, 2008

ACB: Los que más me han sorprendido (II)

DKV Joventut

Jerome Moiso: 2.08, 30 años. 11 ptos, 6.2 rebs, 2.6 taps, 17.4 de valoración (playoffs)
Rudy Fernández y Ricky Rubio han estado a un altísimo nivel durante toda la temporada pero yo destacaría el papel in crescendo que ha ido teniendo el pívot de Guadalupe, que ha tenido su culminación en unos grandes playoffs. Aíto ha sabido rescatarlo para el baloncesto tras su mediocre temporada en el Real Madrid. Su intensidad ha sido determinante dentro de la zona y ha protagonizado algunas de las acciones más espectaculares de la temporada



Grupo Begar León

Rick Hugues: 2.06, 34 años. 14 ptos, 5 rebs, 15 de valoración.

Trabajador nato en todos los clubs, que han sido muchos, en los que ha estado. Las lesiones sufridas a lo largo de su carrera nos han privado de ver a Hughes en plenitud de facultades. Hace dos tempordas fue el artífice del ascenso del Polaris pero los murcianos apostaron por los nombres y fichó por el León, con quien logró su segundo ascenso consecutivo. De nuevo una lesión le impidió jugar durante cinco partidos. Un ejemplo de trabajo y muy querido allá donde ha estado. Su momento culminante fue la decimotercera jornada donde obtuvo unos grandiosos 46 ptos de valoración ante Akasvayu (29 ptos, 13 rebs, 4 asist, 2 robs)



Grupo Capitol Valladolid

Joseph Gomis: 1.80, 30 años. 18 ptos, 3 asist, 16 de valoración.

El veterano francés ha sido el líder en su tercer año en el equipo. La lástima es que su crecimiento como jugador no se ha correspondido con la decepcionante temporada de los pucelanos. Gomis realizó un buen Europeo con Francia y empezó la liga como un ciclón, anotando 32 ptos en la primera jornada. Buen penetrador y defensor le faltaría afinar más en los triples. Tras la toma de posesión del nuevo presidente, José Luis Mayordomo, veremos cual es el futuro de un Gomis que podría estar en un equipo medio alto.



iurbentia Bilbao Basket

Marcelinho Huertas: 1.90, 25 años. 14.6 ptos, 4 asist, 14.7 de valoración.

La irrupción de Ricky Rubio en el DKV le dejó sin opciones de triunfar en Badalona. Empezó de nuevo en el iurbentia y aupó a los bilbainos a hacer una grandísima temporada que les clasificó para playoffs y para la final de la Copa del Rey. Tras un inicio titubeante, el italobrasileño empezó a coger las riendas del equipo y le llevó hasta las cotas más altas. Su excesiva precipitación en Badalona se ha vuelto más pausada, mejorando en el control del partido. Eso sí, no ha perdido su electricidad entrando a canasta. De lo mejor de la ACB.