miércoles, septiembre 03, 2008

El maldito draft del 86

El draft de 1986 será recordado por el sobrenombre de "maldito" por la caída en picado de muchas futuras estrellas de la NBA. El bonachón pívot de North Carolina, Brad Daugherty, era elegido por unos Cavs que empezaron a reconstruir su franquicia a partir de esa edición. Sólo la necesidad de centímetros de Cleveland impidió que Len Bias -la estrella de Maryland- fuera el número uno. Los Celtics no dudaron en aprovechar su segunda elección y conseguían a la perla más preciada tras la llegada de Jordan dos ediciones antes.

Aquí le vemos en un partido entre North Carolina y Maryland, con Jordan en frente



Sin embargo, la alegría celta se truncaba en la fiesta de Boston. Len Bías se desplomaba y moría en el acto mientras celebraba su éxito con Danny Ainge. La cocaína acabó con la vida de alguien a quien se le abrían las puertas de los contratos millonarios publicitarios. Pero no fue el único. Chris Washburn, elegido por Golden State en el tercer lugar, padeció el infierno de las drogas y el alcohol. Su entrenador en N.Carolina State, Jim Valvano, fue en su día investigado porque Washburn a duras penas sabía leer cuando estaba en la universidad. El gigantón nunca hizo nada en los Warriors y tras ser traspasado a Atlanta, se le vió vagabundear por las calles al poco tiempo de ser despedido por sus problemas.


En el número 6 Phoenix elegía a un fino ala-pívot de 2.13, William Bedford, estrella en Memphis. Pronto se vio inmerso en un escándalo de drogas que sacudió también a otros miembros del equipo, que se rehizo por completo con multiples traspasos. Bedford llegó a jugar en el Detroit de los Bad Boys pero nunca fue ni la sombra de lo que apuntaba.

Un puesto más abajo, en el 7, Dallas elegía al que sería el mejor ala-pívot durante años junto con Karl Malone. Roy Tarpley era una auténtica máquina en los rebotes y compacto en ataque. Su adicción a las drogas y el alcohol le costaron varios vetos de la NBA hasta que fue apartado definitivamente. La primera vez que se le detectó el problema se le dio de baja y se alegaron problemas estomacales "por su adicción al picante". Pronto dejó de "colar" esta mentirijilla. En Europa dejó constancia de su clase pero fue en la NBA donde hubiera podido forjarse una gran carrera.



Por último, los Nets elegían a en el número 13 a Dwayne "la Perla" Washington, un base que maravilló en la Universiada de Palma de Mallorca pero al que su caracter y, como no, su adicción a substancias ilegales, le pasaron factura.

Aquel año Chuck "Rifleman" Person, de Indiana, se hizo con el título de rookie del año, en dura competencia con Ron Harper (Cavs). Cleveland también coló ese año en el quinteto de rookies a Brad Daugherty y John Williams (lesionado la temporada anterior). El otro componente del cinco de oro fue un John Williams muy conocido en la ACB. Tras promediar más de 10 ptos y 6 rebotes por partido con Washington, tuvo una importante lesión que cambió su vida ya que volvió con 50 kilos de sobrepeso. Si el de Cleveland era Hot Rod (por su gran envergadura que recordaba a este clásico coche americano), el de Washington fue conocido como “Hot plate”. Sus problemas con los kilos le hicieron aparecer intermitentemente en la NBA hasta que llegó al Forum de Valladolid procedente del equipo de malabaristas de Magic Johnson. En la ACB mostró su clase... no reñida con los kilos.

Draft "español"

Y es que aquella edición del draft fue muy beneficiosa para la ACB. Todo un número uno del draft de la NBA, Kenny "Sky" Walker triunfó en Granollers hasta su lesión. En la NBA no lo hizo mal aunque prometía muchísimo más de lo que dio. Eso sí, ha sido el único en ganar un concurso de mates en la NBA y en la ACB.
Otro que llegó desde la primera ronda fue Walter Berry. El potente alero llegó a la NBA después de ser elegido mejor jugador universitario el año anterior pero nunca sobresalió en exceso. Tras un periplo por Grecia llegó al Atlético de Madrid Villalba para batir récords.

El Joventut tuvo la suerte de contar con Harold Pressley, elegido en el número 17. Pressley tuvo buenos números con Sacramento e incluso llegó a ser nominado jugador de la semana en una ocasión. Pressley sería uno de los artífices de la Euroleague conseguida por la Penya.

En la última posición de la primera ronda los Blazers seleccionarían a Sabonis. Tras triunfar en el Zalgiris, Forum y Real Madrid, el zar impartió lecciones de basket en Oregón.

De la segunda ronda llegaron jugadores con éxito como Johnny Rogers (Madrid, Pamesa, Murcia, Lleida..) o el espectacular Lemone Lampley (Cai Zaragoza, Ram Joventut). Otro que llegó a España fue Joe Ward, tremendo anotador con un caracter que chocó con Comas en el Cacaolat. Drazen Petrovic fue el robo de ese draft ya que fue elegido en tercera ronda (en segunda lo fueron estrellas como Mark Price o Jeff Hornacek). Todavía recordamos aquella final de la Recopa contra el Caserta de Oscar, con más de 60 ptos del genio de Sibenik. Buen jugador fue Tod Murphy (formó una gran pareja con Lance Berwald en Villalba) y Wendell Alexis (gran carrera la suya en España, Italia y Alemania). El genial base Andre Turner (Ourense, CAI, Joventut..), y el bajito Jim Les (éste estuvo menos tiempo) dejaron su impronta. Kenny Gattison, ala pívot delgaducho jugó pocos partidos en el Ferrys Lliria.

Otro fichaje del Llíria fue Dan Bingenheimer "Bingo". Jugó primero en la Primera División bajo las órdenes de Andreu Cassadevall en Santa Coloma. Luego triunfó en Sevilla y por último Andreu se lo trajo a Llíria cuando lo entrenó en su primera temporada ACB. Curiosamente Bingenheimer fue sustituido en el Llíria por Gattison, jugador mencionado anteriormente. De la sexta ronda el CAI contó con los servicios de Pete Myers, escolta que no triunfó pese haberlo hecho en Italia.

Por último, y en el número 4 por la cola del drat, el Llíria (otra vez) contó con uno de los mejores jugadores que he visto, Dan Palombizio, quien formó un gran tandem con Vernon Smith (un jugón que lamentablemente murió asesinado al ser confundido por otro en un hiper de Dallas). En el Pla de l'Arc de Llíria todavía recuerdan el canastón desde medio campo que le endosó Palombizio al Caja de Ronda (que entonces contaba con McNamara, Deveraux y Rafa Vecina).

4 comentarios:

dennis_mora91 dijo...

Increible lo de ese draft y las drogas, ahora es impensable que pasen esas cosas, pero aun asi siempre se ve algun qe otro jugador envuelto en tales problemas.

Lo del draft de españoles muy bueno, aun anda Turner por ahi dando guerra :)

costalgaraldals dijo...

No se como Spike Lee (perdón si me equivoco al escribirlo) no rodó una pelicula al respecto... porque VAYA GUION DE INFARTO. El titulo ya lo has escrito tú : "El maldito draft del 86" acertadísimo ¡¡¡

BigBen dijo...

increible que todas las elecciones altas tuvieran algun problema de esto, es de pelicula como dice costal. de todas maneras, sin infravoloran la carrera de person, madre mia como eran los de mas rookies

Mo Sweat dijo...

Que pena lo de Bias, siempre me he preguntado que habría pasado de haber jugado en la NBA, al igual que Hank Gathers.