domingo, agosto 10, 2008

USA ganó el partido del billón de telespectadores

USA y China protagonizaron posiblemente el partido más visto de la historia, que podría haber sido visto por un billón de personas. El combinado norteamericano demostró que son los mejores robando balones y finalizando tres contra unos a tutti plen. El resultado final fue lo de menos. El (70-101) no refleja la diferencia existente entre ambos baloncestos –pienso que es todavía mayor- pero es la máxima que puede conseguir un equipo al que le cuesta mucho jugar en estático.

Sólamente Michael Redd, con 3/7 en el triple, fue una amenaza para la zona. El resto se dedicó a imponer su fortaleza física en forma de estratosféricos mates, contundentes rebotes y relampagueantes transiciones. LeBron James fue uno de los que más se tomó en serio el partido, siendo el mejor con 18 ptos, 6 rebs y 3 asist. Dwayne Wade fue el máximo realizador con 19 ptos y autor de un inmculado 7/7 en tiros de campo. También fue interesante la participación de Chrish Bosh, quien jugó infinitamente mejor que Howard. En 13 ptos sumó 9 ptos, 8 rebs y 3 robs. Los tiros de tres volverion a ser un lastre para los de Krzyzewski consiguiendo sólo 7 de 24 lanzamientos.

Los chinos animaron el partido en algunos instantes y acciones como rebote ofensivo acabado en mate de Li Jianlian sobre Anthony hicieron vibrar el Wukesong Arena. Yao Ming dio un susto ya que empezó a cojear a mitad del partido pero su rápido retorno tranquilizó al preocupado aficionado chino –y a algún que otro dirigente de los Rockets.Ming, que consiguió 13 ptos y 10 rebs, evidenció que le falta todavía coger ritmo de partidos.

video

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sólo veo yo los 20-30 pasos de salida de los yankees?
Aunque no saquen ventajas directas porque los hacen en medio campo, lo cierto es que con el reglamento en la mano son pasos, y luego no puede ser que a los chinos les piten unos dobles por manejo.

Mismo reglamento para todos.

jr dijo...

No eres el único. Los corresponsales españoles ya están avisando de la cantidad de pasos que puedan cometer ante España, pasos de los que sacan partida en sus ataques. Supongo que a China le importaba más la proyección televisiva del partido que perder de 60 e incluso ganar. Ante rivales directos como España, Grecia y Alemania no creo que se tolere tanto porque se puede armar.