miércoles, junio 18, 2008

22 años después....

Kevin Garnett, Mauldin (South Carolina), 1976. High school Ferragut Academy. Elegido en el draft del 95 por los Timberwolves (5 puesto). En su año de debú los Wolves consiguieron una nefasta marca de 26-56 y Garnett, que saltaba a la fama por ser el underclassement que había llegado más arriba en el draft, no hacía una gran campaña. Minnessotta consiguió enrachar 7 pressencias seguidas en playoffs, cayendo siempre en primera ronda, hasta que el 2003-04, Latrell Sprewell y Sam Cassell le ayudaban a alcanzar las finales de conferencia, cayendo ante los Lakers (4-2). Luego llegó de nuevo la sequía con tres años de playoffs. En su último año el equipo regresa al averno (32-50).

Ray Allen, Merced (California), 1975. High School, Dalzell (South Carolina). Universidad de Connecticut. Elegido en el draft del 96 por los Milwaukee Bucks (5 posición). Al igual que Garnett, y nuestro siguiente invitado, empezó su andadura en la NBA con el pie izquierdo. Los Bucks consiguieron una pobre marca de 33-49, que se iría repitiendo hasta que en su tercer año disputa los playoffs, cayendo en primera ronda. Esta situación se repetiría hasta el año siguiente hasta que en el 2000-2001 juega la final de conferencia, cayendo ante los Sixers (4-3). En los Bucks hay un pseudo Big Three integrado por Glenn Robinson, el propio Allen y... Sam Cassell. El pequeño base también coincide con Allen en su momento cumbre. Después los Bucks caen en picado y es traspasado a Seattle donde llega a jugar una semifinal de conferencia en el 2004, cayendo ante Spurs (4-2). Su último año en los Sonics es muy triste (31-51).

Paul Pierce, Oackland (California), 1977. High Shchool, Inglewood (California). Universidad de Kansas. Elegido en el draft del 98 por los Celtics (10ª posición). Ha desarrollado toda su carrera profesional en Boston. Debutó en la temporada del lock out y su primer año, al igual que sus compañeros, resulta pobrísimo en cuanto a logros de equipo (19-31). Jugó una final de Conferencia ante New Jersey en el 2002 y la perdió (4-2). En aquel equipo no estaba Sam Cassell pero sí Antoine Walker, la entonces figura de los Celtics. La temporada pasada fue un desastre, logrando Boston la peor marca de su gloriosa historia (24-58).

Danny Ainge, en un arrebato de desesperación, consiguió juntarlos este mes de agosto, hipotecando un futuro nada claro. Veintidos años después Boston ha vuelto a ser campeón del NBA. Sam Cassell se unía un par de meses antes al equipo para darles el golpe de suerte que necesitaban.

Y Boston lo ha conseguido a lo grande, barriando a los Lakers por un contundente 92-131. Los Lakers y su querido Kobe Bryant volvieron a hacer un gran primer cuarto aunque en esta ocasión no se fueron de trescientos mil puntos de ventaja, cediendo cuatro puntos (20-24). Pau Gasol era el reflejo de la agonía de los Lakers, un equipo que sólo ha jugado bien en muy pocos momentos, demostrando que su juego sufre de falta de continuidad. La concentración ha sido la laguna más destacable en los angelinos pese a disponer de un maestro en la filosofía Zen como entrenador.
Esta carencia volvió a demostrarse en el segundo cuarto conde los Celtics sumaban un +23 para afrontar un segundo tiempo dionisíaco donde Doc Rivers dio chance a todo su banquillo. Todos excepto Sam Cassell, un recolector de anillos. Así, el orondo rookie Glen "Big Babe" Davis tenía también su oportunidad de jugar sus primeros 15 minutos, logrando 3 ptos y 4 rebs. Así de contento estaba el ex de LSU.



Kobe volvió a estar out y sus 22 ptos fueron conseguidos tras un pobrísimo 7-22. Lamar Odom acabó con 14 ptos, 10 rebs y 5 asist, pero un 2-8 en tiros de campo. Gasol completó la mala actuación del Big Three púrpura con 11 ptos y 8 rebs. Por los Celtics, en cambio, hubo orgía de juego. Kevin Garnett era el gran dominador del partido con 26 ptos, 14 rebs, 4 asist, 3 robs y 1 tap. Paul Pierce hizo 17 ptos y 10 asist. Su pobre 4/13 en el tiro no impidió que fuera nombrado MVP de las finales, imponiéndose al MVP de la liga. Ray Allen completó unas grandísimas series finales -ha sido la clave en estos Celtics- acabando la temporada con 26 ptos y un enorme 7/9 en triples. Y para colmo Rajon Rondo se recuperó y la armó con 21 ptos, 7 rebs, 8 asist, 6 robs y un sólo balón perdido. Tremendo colofón a una temporada en la que Rondo ha dejado de ser aquel rapidísimo base que roba muchos balones.

El peso de los veteranos Bill Russell y John Havlicek, presentes en el partido, dejaba de ser una losa. Boston conseguía su decimoséptimo título y el Banknorth era más Garden que nunca, convirtiéndose en la encarnación del glorioso Boston Garden. La arriesgadísima apuesta de Ainge se había consumado con éxito. El Big Three, tres almas errantes antes de su encuentro, pasará a la historia.Red Auerbach seguro que estará disfrutando de un buen habano en un campo de tréboles. Como para no alegrarse!!!



Pau Gasol tendrá que esperar a que vuelva Andrew Bynum para intentar llegar a la final y ganarla. Kobe Bryant deberá ser menos egoísta y Odom ha de intentar reencontrarse con sí mismo, al igual que Phil Jackson, desconocido en estas finales. Eso y fichar a un base de garantías. Derek Fisher ha estado a años luz del guard que impresionó en Utah en los playoffs del 2007 y ha sido devorado por Rondo mientras éste ha estado en pista.

Ahora, a esperar que nos depara el draft y el baile de los agentes libres y los traspasos veraniegos. Buen provecho y buen verano.

5 comentarios:

BigBen dijo...

han ganado por lo que alguien decia por ahi: boston si creia en la final, mientras que habia ratos que los lakers estaban por estar y no sabian ni que hacian. enhorabuena a boston porque sencillamente ha sido el mejor durante todo el año, y muchos, entre ellos yo, pensabamos que tenian que pagar los duros playoffs que han tenido pero no ha sido asi. mas que justo vencedor.

jr dijo...

Antes de la final daba favoritos a los lakers por un ajustado 55-45. Tras los dos primeros partidos y vista la actitud de unos y otros tuve claro que Boston ganaría en el cuarto y sexto partido. Es la primera porra que gano en mi vida porque soy malísimo pronosticando. Lo siento por mis compañeros púrpura pero, siendo historicamente más laker que celtico, me gusta más Pierce, Garnet y Rondo que Bryant y Fisher.

Nacho Sapena - Periodista dijo...

Sin un base no se puede ganar un anillo. Y Rondo lo es. Cassell también. ¿Fisher? Un muerto.

El porcentaje del egoísta bryant (53 de 129 en tiros de campo) es como para matarlo. ¿Dónde están ahora los que le comparan con Jordan?

CELTIC PRIDE


WEEEEE AAARE THE CHAMPIOONS, MY FRIEEEND...

Bias dijo...

Pues se, se acabó la maldición de Len Bias..jeje Menuda decepción los LAkers, y eso ke toda la vida fui anti-Lakers, pero por Gasol hasta iba con ellos en la final. Lo de Kobe increíble, ni un partido decente se marcó. DECEPCIONANTE. De todas formas me alegro por P.Pierce, siempre fué uno de mis jugadores favoritos, ya se lo merecía.

jr dijo...

Siempre me han gustado Pierce y Garnett y este año me ha maravillado Rondo. Digamos que ha sido el culpable de que estuviese con ellos. Fisher, como dice Nacho, es una patata y Rondo será grande. Sus camisetas deben ir ahora por las nubes!!! Lo siento por Pau pero otra vez será. Se acabó la maldición de Bias y Lewis.