miércoles, abril 16, 2008

Hasta pronto Gangsta

La rodilla de Darius Miles ha dicho basta. La microfactura sufrida en la rodilla derecha en el 2006 le ha dejado sin jugar hasta la fecha. Esta lesión -según un examen médico independiente supervisado por la NBA- ha concluido que se trata de una lesión que pone fin a su carrera deportiva. Kevin Prittchard, manager general, anunció que este informe ponía fin a su relación con los Blazers, con lo que el equipo se ahorra 18 millones de dolares del contrato de 6 años que firmó en el 2004, a razón de 8 millones anuales.

El genial todo terreno de Illinois fue número 3 del draft del 2000, elegido por Los Angeles Clippers por detrás de Kenyon Martin (New Jersey Nets) y Stromile Swift (Vancouver Grizzlies). ¡Vaya tres! No quiso pasar por la universidad ya que los grandes números conseguidos en East St. Louis High School. Sabía anotar, rebotear, pasar y, además, sus larguísimos brazos le permitían poner muchos tapones, llegando a promediar 7 por partido en su año sénior de high school. El dinero y lso bunenos informes le hicieron llegar demasiado rápido a unos rookies en contínua reconstrucción. Allí coincidió con un grupo de jóvenes muy prometedores y que se hicieron famosos por sus gestos gansta (propio de los raperos con una reputación dudosa) cada vez que celebraban una canasta. Corey Maggette, Quentin Richardson, Jeff McInnis y Keyon Dooling eran ,junto a Miles, los gangsta clips. También estaba el pobre e Lamar Odom, que les tenía que soportar. Miles hizo un buen año con 12.8 ptos, 8 rebs y 2 taps. Era un jugador que podía jugar perfectamente en las posiciones del 1 al 4. La temporada siguiente se añadía al elenco de jugadores un fuera de serie como Elton Brand, procedente de Chicago. Los Clippers mejoraban levemente pero Miles bajó sensiblemente sus estadísticas y la temporada siguiente marcharía a Cleveland junto con McInnis a cambio del bueno de Andre Miller , que veía de ser mejor pasador de la NBA con un promedio de 10.9 asistencias por partido. En los Cavs duró temporada y media, con números parecidos al del segundo año y su primer medio año en Oregón fue un poco mejor. Eso sí, volvía a estar rodeado de "chicos malos" como Zach Randolph, Derek Anderson, Rasheed Wallace, Damon Stoudamire o Ruben Patterson. En Portland apareció la primera lesión de rodilla que marcaría sus dos temporadas siguientes hasta que en la última se volvió a reproducir, apartándole definitivamente del baloncesto en abril del 2006. En los Blazers se puso de manifiesto su difícil carácter y chocó con Maurice Checks, lo que le valió una suspensión de 2 partidos.

Aquí -salvo fenómeno de la naturaleza- acaba la trayectoria profesional de un chico llamado a dominar una época si hubiera tenido una formación universitaria y no hubiera aparecido esa doble lesión en la misma rodilla.

video